La nave espacial, Cassini, ha descubierto rastros de partículas ricas en silicio y sal fugándose de Encélado, una de las lunas principales de Saturno, según el estudio que se publicó hoy (11 de Marzo) en Nature. Estas partículas emanan de géiseres ubicados en el fondo de su océano subterráneo. El hallazgo podría proveer el impulso para mandar naves espaciales que puedan buscar señales de posible vida extraterrestre en la luna congelada. “Nosotros enseñamos que los sucesos en la superficie estan conectados al océano subterráneo”, dice Hsiang-Wen Hsu, un científico planetario en la Universidad de Colorado, Boulder, quien se encargó del estudio.  “Por lo menos partes del océano pueden tener temperaturas tivias, actualmente activas hidrotermicamente.”

enceladusstripes_cassini
Crédito: Cassini Imaging Team, SSI, JPL, ESA, NASA

El equipo de Hsu enfatiza que la presencia de silicio es clave porque implica que los géiseres son activos en la actualidad y no que estuvieron operando en algún pasado. “Si encuentras sal, puede indicar que el agua este en contacto con materiales rocosos,” dice Hsu. Es mas si también encuentras sílice eso indica que el agua y roca han estado interactuando ahora, y a temperaturas muy altas. Carolyn Porco, una científica planetaria en el “Space Science Institute en Boulder”,  añade que el hallazgo podría informar lo que pueda estar pasando en el océano de Encélado. “Nos dice que probablemente hayan hábitats en el piso del mar donde organismos que sabemos existen en la Tierra puedan existir en Encélado,” comenta ella. Porco y otros investigadores han acabado de entregar una propuesta a NASA apoyando la misión “Enceladus Life Finder”, una nave que buscará señales químicas de vida en los géiseres. Mientras tanto, Cassini da tres vueltas por Encélado a finales del año, hasta viajar a Saturno por ultima vez en el 2017. Fuente: http://www.nature.com/nature/journal/v519/n7542/full/nature14262.html

Anuncios